Palabras de Nuestro Párroco

Yo no soy mucho de ver el futbol, pero de vez en cuando me pongo a ver un partido con algunos amigos. Una de las cosas que realmente me llaman la atención es ver a mis amigos tratando de dirigir el juego desde su asiento. A veces muestran tanta pasión que hasta se enojan cuando un jugador no sigue la jugada que ellos le dicen (a la pantalla). Parece que tienen todo el conocimiento y experiencia para jugar mejor que los jugadores, pero, ¿realmente lo son? ¿Sinceramente jugarían mejor si ellos estuviesen en la cancha?

En el evangelio de hoy vemos que Jesús les dice a la gente que escuchen a las autoridades judías, pero que no imiten sus obras. Tienen el conocimiento de la ley para dirigir al pueblo en el camino correcto, pero no siguen sus propios consejos, “porque dicen una cosa y hacen otra.” Estas palabras me calan mucho por mi ministerio. Como mis amigos, cuando ven el fut, no es tan difícil decirle a la gente como vivir a los ojos de Dios, pero es un gran reto para mi el mostrarlo con mi vida. Ciertamente no es lo mismo decir como vivir el evangelio que practicarlo.

Antes de ser ordenado sacerdote pensé mucho sobre el título que la gente usaría para mí por el resto de mi vida: “padre.” Como católicos usamos ese titulo porque vemos en los sacerdotes esta figura paternal que nos guía en el camino de Dios, un padre espiritual. Me preguntaba, cuando era seminarista, si realmente me iba a quedar el saco. Es una gran responsabilidad porque nos comprometemos a mostrar cómo vivir como verdaderos discípulos de Cristo. Cuando presidimos los sacramentos, actuamos in persona Chris