Palabras de Nuestro Párroco

November 3, 2017

      Yo no soy mucho de ver el futbol, pero de vez en cuando me pongo a ver un partido con algunos amigos. Una de las cosas que realmente me llaman la atención es ver a mis amigos tratando de dirigir el juego desde su asiento. A veces muestran tanta pasión que hasta se enojan cuando un jugador no sigue la jugada que ellos le dicen (a la pantalla). Parece que tienen todo el conocimiento y experiencia para jugar mejor que los jugadores, pero, ¿realmente lo son? ¿Sinceramente jugarían mejor si ellos estuviesen en la cancha?

       En el evangelio de hoy vemos que Jesús les dice a la gente que escuchen a las autoridades judías, pero que no imiten sus obras. Tienen el conocimiento de la ley para dirigir al pueblo en el camino correcto, pero no siguen sus propios consejos, “porque dicen una cosa y hacen otra.”  Estas palabras me calan mucho por mi ministerio. Como mis amigos, cuando ven el fut, no es tan difícil decirle a la gente como vivir a los ojos de Dios, pero es un gran reto para mi el mostrarlo con mi vida. Ciertamente no es lo mismo decir como vivir el evangelio que practicarlo.

       Antes de ser ordenado sacerdote pensé mucho sobre el título que la gente usaría para mí por el resto de mi vida: “padre.” Como católicos usamos ese titulo porque vemos en los sacerdotes esta figura paternal que nos guía en el camino de Dios, un padre espiritual. Me preguntaba, cuando era seminarista, si realmente me iba a quedar el saco. Es una gran responsabilidad porque nos comprometemos a mostrar cómo vivir como verdaderos discípulos de Cristo. Cuando presidimos los sacramentos, actuamos in persona Christi, en la persona de Cristo. Ciertamente, como padres espirituales, tenemos más responsabilidad en vivir el evangelio, ser servidores de los demás, de vivir lo que predicamos.

        Pido perdón por las veces en que he fallado en vivir el evangelio, por los momentos en que mis acciones no reflejan mi ministerio. Realmente deseo y tengo la intención de vivir como discípulo de Jesús, cuando celebro los sacramentos, cuando estoy en una reunión o en una conversación con alguien, y hasta cuando estoy yo solo. Oren por mi para que, aunque no soy digno de ser su padre espiritual, con la gracia y mi esfuerzo, pueda ser un buen instrumento de Dios para mostrar, con mis palabras y mis obras, el camino del Señor.

Nuestro Vicario Parroquial

         Hablando de padres, hace una semana el P. Cristian Cuevas me llamo de Santiago de Chile, para notificarme que la Embajada Americana le había aprobado su visa. Él la recibirá esta semana, y esperamos que, en unos días mas, esté con nosotros. La próxima semana publicaremos una biografía del P. Cristian, para que puedan saber un poco más de él y lo ayuden a sentirse en casa. Es un gran reto, como muchos habrán experimentado, el llegar a un país diferente, a una cultura e idioma nuevos. Por favor, ayúdenlo en esta transición para que pueda usar sus dones y habilidades para el bien de nuestra comunidad.

Un rito de bienvenida

          En las próximas dos semanas publicaremos unos artículos sobre el Rito de la Paz que hacemos durante la misa, su significado y propósito, y como le haremos para implementarlo más apropiadamente. Al mismo tiempo, haremos algo más que, esperamos, nos ayude a ser una mejor familia de fe. ¡Manténganse sintonizados!


P. Ismael

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Featured Posts

Winner A Day

December 4, 2019

1/2
Please reload

Recent Posts

December 4, 2019

November 20, 2017

November 18, 2017

Please reload

Archive
Please reload

Search By Tags

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload