Palabras de nuestro Párroco

September 29, 2017

             Cuando alguien viene a la rectoría pidiendo información para bautizar a un niño, si no reconozco a la persona, lo primero que pregunto es, ‘¿está inscrito en alguna parroquia?’ Entonces ¿por qué es importante que la familia de un niño que va a ser bautizado sea parte de una comunidad de fe?

El Código de derecho Canónigo (la Ley de la Iglesia) dice en el canon 868 – §1. Para que sea lícito el bautismo de un infante es necesario que haya esperanza real de que el infante va a crecer en la práctica de la religión católica. La razón de este canon puede basarse en el evangelio de hoy.

           En el evangelio de Mateo escuchamos sobre dos hijos a los que su padre les pide que vayan a trabajar en la viña. Uno dice que irá, pero no va. El otro dice que no quiere ir, pero va. Jesús pregunta que quién hizo la voluntad del padre. Los sumos sacerdotes y los ancianos del pueblo responden que el segundo. Lo que realmente importa no es el solo decir “sí, nos comprometemos a que nuestro hijo practique la fe,” sino que lo hagan. Es por eso que en nuestra parroquia tenemos como requisito que la familia del niño a bautizar tenga una conexión oficial con una comunidad de fe. Si no van a la Iglesia, los invito a que se inscriban en nuestra parroquia, que vengan al menos por cuatro semanas, un mes, que usen los sobres parroquiales y entonces, nos alegrará mucho bautizar a su niño. No podemos forzar a nadie a celebrar su fe los domingos, pero al menos necesitamos invitarlos para que lo intenten.

           Algunas personas quieren bautizas a sus hijos por que es una tradición en su familia; otros lo hacen porque la abuela constantemente se los esta recordando. No importa cual es la motivación que tienen, pero si la familia no desea practicar la fe, llevar a ese niño a la vida en la Iglesia, no tiene ningún sentido bautizarlo. Es como el primer hijo del evangelio de hoy: “Ya voy, señor, pero no fue.” Celebrar la Eucaristía dominical no es lo único que debemos hacer como católicos, pero si de lo más importante. Necesitamos hacer oración diaria, vivir los valores del evangelio (bondad, generosidad, compasión, misericordia, etc.) y celebrar los otros sacramentos como la Confesión, Comunión, Confirmación y Matrimonio. Es sobre vivir como verdaderos discípulos de Jesús. Pidámosle al Señor que especialmente las familias jóvenes de nuestra parroquia tengan la voluntad y el deseo de hacer la voluntad del Padre, para que puedan entrar al Reino de Dios.

 

Evaluación Ministerial

          Como se anunció la semana pasada, estoy en el proceso de una evaluación ministerial. Por regla diocesana todos los sacerdotes activos deben participar en ésta cada cinco años. Necesitamos la ayuda de nuestro feligreses para que hagan esta encuesta de 24 preguntas; sólo les tomará unos minutos completarla. Si no lo han hecho, por favor tomen un tiempo para hacerlo. Si ya lo hicieron, se los agradezco enormemente. Me ayudaraá para ser un mejor sacerdote. Lo pueden hacer usando una de las copias que están en las entradas de los templos o en el internet usando una computadora o teléfono inteligente en la página  archchicago.org y siguiendo las instrucciones que encontrarán aquí en el boletín.

 

Ahorrando energía

          Durante el mes pasado hemos estado remplazando trampas de vapor de radiadores en todos nuestros edificios. Gastamos aproximadamente $16,000 pero después de esta inversión, ahorraremos unos $12,000 anualmente. Así pues, en un poco más de un año, recuperaremos lo que gastamos en ahorros y no desperdiciaremos energía.

 

Su hermano en Cristo,

P. Ismael

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Featured Posts

Statement of Cardinal Cupich on this weekend’s tragedies

August 6, 2019

1/2
Please reload

Recent Posts

December 22, 2018

March 23, 2018

November 20, 2017

Please reload

Archive
Please reload

Search By Tags

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload