Palabras de nuestro Párroco

September 15, 2017

          Hace dieciseis años tuvimos uno de las situaciones más horrendas en la historia de Estados Unidos, cuando aviones se estrellaron en las torres del WTC de Nueva York y en el Pentágono en Washington, DC. Cada año cuando recordamos a quienes perdieron su vida y honramos a los valientes bomberos, policías y personas que ayudaron a las victimas y que también perdieron sus vidas, nos damos cuenta que las heridas no han sanado y todavía duelen. ¿Cómo se supone que perdonemos a quienes han causado tanto dolor? Y podemos decirlo mismo sobre quienes nos han causado también dolor físico o emocional personal cuando pecan contra nosotros.
           Hoy la primer lectura del Eclesiástico nos habla de manera directa y poderosa sobre cómo nos sentimos muchos de nosotros. Pero la lectura no esta de acuerdo de cómo estamos al decir “Cosas abominables son el rencor y la cólera; sin embargo, el pecador se aferra a ellas.” Puede que no nos sintamos muy pecadores, pero muchos nos aferramos al rencor y la cólera; y nos sentimos justificados al hacerlo. Cuando las escrituras nos dicen, “Perdona la ofensa a tu prójimo,” decimos, “¿está hablando en serio?” Pero con el consejo de nuestra primer lectura de hoy, si esperamos que se nos perdonen nuestras ofensas y pecados, tenemos que aprender a perdonar a los demás. “El que no tiene compasión de un semejante, ¿cómo pide perdón de sus pecados? Cuando el hombre que guarda rencor pide a Dios el perdón de sus pecados, ¿hallara quién interceda por él?
          Y para enfatizar el punto, en el evangelio Jesús reta a Pedro que dice perdonar hasta siete veces a su hermano, a que lo perdone hasta setenta veces siete. Jesús continua narrando la parábola del hombre al que se le perdona una deuda grande y que se niega a perdonar una deuda menor a un compañero. Al final de la parábola, nadie perdona y nadie es perdonado, Es un desastre y todo porque un siervo no quiso perdonar a otro.
         Dios nos perdona incondicionalmente. ¿Realmente entendemos lo que es el perdón incondicional? Quiere decir que, sin importar que pasa después, en ese momento, Dios nos perdona. Desafortunadamente, cuando nosotros los humanos perdonamos al alguien, esperamos que muestren gratitud y que no lo vuelvan a hacer. Esta bien hablar de perdón de manera teórica pero, ¿cómo perdonamos a alguien que es determinado en destruir la vida, inclusive nuestra vida? Esa persona posiblemente desprecia mi perdón y lo ve como una debilidad. ¿Puede el perdón incondicional ser una debilidad? o es el acto mas valiente que existe. Al recordar a Jesús diciendo cuando estaba crucificado: “Padre, perdónalos por que no saben lo que hacen.” ¿Quién sino Jesús podría decir algo así? Ciertamente yo no podría. ¿Usted lo podría decir?
          Quisiera decir yo, “Hágase tu voluntad Señor,” pero honestamente no puedo decirlo todavía. No en este momento, pero posiblemente, un día, pero no sin una gran porción de la gracia misericordiosa de Dios.

 

Techo del Templo de San Pedro y San Pablo
En las próximas semanas comenzaremos a arreglar el techo del
templo de San Pedro y San Pablo. Este proyecto nos costará
$206,140.00. El trabajo durará entre 5 y 6 semanas para llevarlo a
cabo. Durante ese tiempo, tendremos las actividades regulares en el
templo. Los fondos para este proyecto saldrán de nuestros ahorros
que tenemos principalmente de la venta del convento de San Mauricio.
Los mantendré informados sobre el progreso del proyecto.


Su hermano en Cristo,
P. Ismael

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Featured Posts

Winner A Day

December 4, 2019

1/2
Please reload

Recent Posts

December 4, 2019

November 20, 2017

November 18, 2017

Please reload

Archive
Please reload

Search By Tags

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload